IRIDOLOGÍA

El estudio del iris cobra fuerza a partir de las observaciones de Ignar Peczely, cuando por el año 1836 un día jugando con un búho, a éste se le rompió una de sus patas, y cuando lo estaba curando, observó que en el iris correspondiente al lado de la pata rota, apareció una raya negra que le llamó la atención. Conforme se iba formando el callo en la trama ósea de la pata, la fina laguna que se había formado en el iris, fue cerrándose día a día hasta terminar desapareciendo casi en su totalidad. 

Hay dos figuras relevantes en este campo: el Dr. Bernard Jansen, de la escuela clásica y el Dr. Gilbert Jausas, representante de la moderna escuela francesa de iridología. Ambos representan dos formas distintas de concebir la iridología, pero también convergen en un veredicto final:

 

"EL IRIS NOS MUESTRA EL ESTADO NORMAL O ANORMAL EN QUE SE ENCUENTRA NUESTRO ORGANISMO."

A través del IRIS podemos detectar las tendencias constitucionales y las disfunciones orgánicas mucho antes de que éstas se manifiesten. No hay que esperar a la aparición de los síntomas; podemos detectarlo antes de que se produzca el daño celular.

Volver a TÉCNICAS